Bullying una mala práctica

Por: Edna Rodas
[email protected]
En una mano el pan y en la otra el látigo, una expresión que decían los abuelos, y padres a lo largo de la historia, al referirse a la corrección de los
hijos también con maltrato físico, la disciplina en los niños y adolescentes es el comportamiento que los padres quieren que se imite, un niño que sabe
por experiencia que es comprensión y respeto por parte de sus padres probablemente tratará a los demás de la misma manera.

Satisfacer las necesidades de los jóvenes y los niños del presente siglo significa que muchos padres no tengan la paciencia y el tiempo necesario para dedicarles calidad de enseñanzas, básicamente rodearlos de confianza
para que se conviertan en seres humanos atentos y respetuosos, hacerlo con delicadeza y cariño, algunos psicólogos aseguran que la formación del carácter y temperamento de los niños se forma de cero a siete años lo cual significa que es importante que se desarrollen en un ambiente de paz y tranquilidad.

El bullying escolar se ha convertido en una mala práctica cotidiana en establecimientos de todo estrato social, el acoso, la falta de respeto, humillación, amenazas, y la exclusión que ejercen los alumnos entre ellos los hace vulnerables a unos y violentos a otros, la falta de vigilancia y control para evitarlo, ahora bien los maestros y autoridades de los centros educativos son tan o más responsables que los padres de familia que no han previsto una educación adecuada para los niños rodeada de valores morales y espirituales que no los convierta en agresores escolares.

La obligación del Estado, sociedad, padres, tutores, directores, maestros y personal de instituciones educativas de la protección integral para niños, niñas y adecentes está regulada en el Decreto 27-2003 Ley Pina, la enseñanza es fundamental para generar comportamientos sociales aceptables, permitir la práctica del Bullying fomenta en la juventud una escuela para graduar futuros agresores y delincuentes.

No puedes inmunizar a tus hijos a las eventualidades, pero si puedes enseñarle maneras de evitar la violencia escolar, es un don que le va a durar toda la vida…. Sally McCollough.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *